Luz y Fuerza: 600 personas en el desempleo PDF Imprimir E-mail
Domingo, 11 de Octubre de 2009 23:35

Lesly Mellado May 

La decisión del presidente Felipe Calderón de extinguir la Compañía de Luz y Fuerza del Centro dejará sin empleo a unas 600 personas de municipios serranos. La noche de este sábado dejaron de funcionar los generadores de la hidroeléctrica Necaxa, que dieron energía a la ciudad de México a partir del 3 de diciembre de 1905. La Policía Federal Preventiva tomó el control de las subestaciones de la región y se transfirieron las líneas alimentadoras para que entrara la producción de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

En el parque de Nuevo Necaxa, oficialmente llamado Juan Galindo, una mujer menuda y modesta atraviesa el parque con prisa, antes de cruzar la calle suelta: “Vamos a ver a estos pobres que ya se quedaron sin trabajo…”

Su frase, movida por solidaridad o chisme, es el preámbulo a un altavoz que da cuenta de los últimos acontecimientos en la ciudad de México: desaparece Luz y Fuerza y sus empleados serán liquidados, la PFP tiene el control de las instalaciones, los diputados federales dicen que los van a apoyar, van a promover un amparo contra el decreto presidencial.

La sede del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), con techo de lámina, se vuelve el punto obligado de reunión. Como en todas las banquetas y cocheras sólo se habla del futuro incierto de los trabajadores.

Caras largas, voces quebradas y manos temblorosas reciben a curiosos y solidarios.

Domingo Aguilar, sub secretario general de la División Necaxa del SME, es rodeado por sus compañeros, políticos de casi todos los partidos (excepto del PAN, por supuesto), reporteros, llegan también los jubilados a saber de su destino, aunque ya sea corto.

Los obreros y administrativos apenas lo pueden creer, por tantos años se habló de su desaparición y un domingo de octubre se los hicieron efectivo.
Se trata de unos 600 trabajadores de base, y entre 300 ó 400 que eran contratados de manera temporal. Ellos, cuenta Aguilar, se encargaban de mover las plantas de Texcapa, Necaxa, Tepexic y  Papatla que tenían dos, diez, uno y tres generadores activos.

Además, operaban las subestaciones: El Salto, El Carmen, Kilómetro 110 y Tulancingo; y contralaban el sistema hidrológico serrano compuesto por vasos reguladores y canales.

En el recuento hecho por el sindicato, los municipios que se verán afectados económicamente son: Zacatlán, Hidalgo, Juan Galindo, Zihuateutla, Tlaola, Chiconcuautla, Xicotepec y Huauchinango, no sólo por los empleos directos, sino porque además de los obreros de la sierra, algunos poblanos estaban contratados en Hidalgo y la ciudad de México.

El líder sindical de la región cuenta que la PFP sólo tomó las subestaciones con el fin de que “esquiroles de la CFE” metieran su producción a las líneas de abastecimiento en la sierra norte, Hidalgo y parte del Distrito Federal.

En las instalaciones hidroeléctricas no se metieron. Los generadores fueron detenidos por el último turno del sábado de Luz y Fuerza.

De hecho, en la subestación de Huauchinango, la PFP mantiene custodiadas las instalaciones, amén de que una de sus primeras acciones fue borrar el logotipo del SME que estaba pintado en la puerta principal.

Policías para abrir y cerrar
Para echar a andar la hidroeléctrica de Necaxa a inicios del siglo XX y para extinguirla en los albores del XXI, el gobierno utilizó la fuerza pública.

Necaxa desapareció a inicios del siglo XX, cuando el gobierno de Porfirio Díaz decidió dar concesión a The Mexican Lighland Power Company Limited (capital canadiense) para construir una hidroeléctrica.

En el recuento histórico publicado en http://www.municipio.gob.mx/work/templates/enciclo/puebla/Mpios/21091a.htm se cuenta que la gente se negaba a fundar un nuevo pueblo, pero no les quedó más remedio pues fueron desalojados por la fuerza pública y sus tierras inundadas. Nació entonces Nuevo Necaxa, oficialmente llamado Juan Galindo a partir de 1936.

Sobre la apertura de la planta de Necaxa se cuentan varias fechas entre 1903 y 1906, lo cierto es que hasta hoy la infraestructura no fue modificada. De hecho, desde hace medio siglo, los obreros fabricaban ahí mismo las piezas requeridas para su funcionamiento, pues las factorías que se dedicaban a hacerlas desaparecieron desde entonces.

Obreros de primera y de segunda
La conservación de una pieza digna de la arqueología industrial, sirve a los obreros para asegurar que el presidente Calderón miente sobre la improductividad de Luz y Fuerza: “Nunca invirtieron para modernizarla, ahora no pueden decir que es culpa de nosotros que ya no rinda, si tenemos un sistema de 1906 que tenía una vida útil de 50 años y ya pasó los 100”, manifestó Domingo Aguilar.

“Yo no digo que no hubo abusos, pero habría que ver que pagan justos por pecadores. Es cierto que hay salarios altos, pero también hay gente que anda en trabajo de campo que gana 100 pesos al día, y oficinistas que ganan 200 pesos ¿le parece que son sueldos altos?”, soltó un jubilado.

Desde que el gobierno compró las plantas hidroeléctricas en los años sesenta, era bien sabido en la sierra poblana que los salarios y las prestaciones laborales estaban por encima del estándar y sólo superadas por los trabajadores de Petróleos Mexicanos. La venta de plazas, el “regalo” de la energía eléctrica a los empleados y las canonjías del SME eran también criticados.

El jubilado (que no da su nombre, no vaya a ser la de malas y hasta se queda sin pensión) prestó sus servicios durante 39 años, la mayor parte de éstos la pasó en las tomas subterráneas, un trabajo de alto riesgo. Nunca estuvo en el sindicato y su salario, se queja, ni siquiera le dio para comprar un auto último modelo: “Yo lo que digo es que no había tanto como decían, vea usted Necaxa, si hay casas bonitas de dos pisos, pero contadas, aquí casi todos trabajamos en Luz y Fuerza y dónde ve usted el lujo, lo que pasa es que como en todos lados, habíamos unos de segunda y otros de primera”.

La lucha sigue y sigue
En la sede del SME en Nuevo Necaxa, los trabajadores no se cansaron de repetir que no aceptarán la liquidación, que librarán una batalla legal y social para tratar de revertir la decisión de Felipe Calderón.

Además, buscarán el apoyo del gobernador Mario Marín, pues el desempleo (ya de por sí grave) no sólo afectará a los obreros de Luz y Fuerza.

Las liquidaciones
EL UNIVERSAL difundió las propuestas de liquidación para los trabajadores de la paraestatal.
Conforme al artículo 436 de la Ley Federal del Trabajo:

* Indemnización de tres meses más 12 días por cada año de servicio
* Estos 12 días están limitados a dos salarios mínimos diarios

Bases de liquidación por parte de la Secretaría de Energía donde cada trabajador tendrá con base en la Ley Federal de Trabajo y lo convenido en el contrato colectivo:

* Una compensación por antigüedad de 20 días del salario integrado por año de trabajo
* Compensación de 14 días del salario integrado por año de antigüedad para trabajadores con más de 15 años de servicio
* Indemnización de 3 meses integrado de salario
* Pago de fondo de ahorro acumulado en el año en curso
* Aguinaldo proporcional a los días laborados en el año
* Vacaciones proporcionales a las no devengadas
* Indemnización por año laborado de 20 días de salario integrado por cada año de antigüedad
* Indemnización por extinción de la empresa de tres meses adicionales de salario integrado
* Una prima adicional de antigüedad por 24 días de salario mínimo por cada año de antigüedad, en terminos de la Ley Federal de Trabajo

A quiénes acudan de manera voluntaria a celebrar su convenio de terminación de relaciones individuales de trabajo antes del 14 de noviembre, es decir antes de que la Conciliación y Arbitraje dicte el laudo de terminación de relación laboral, recibirán:

* Compensación adicional proporcional al monto de su indemnización y también de su antigüedad, que irá desde:

- 10% a quienes tengan menos de seis años de antigüedad

- 20% de entre seis a menos de 11 años de antigüedad

- 40% para trabajadores de 11 a menos de 21 años

- 60% de por lo menos 21 y menos de 26 años

- 80% a quienes tengan más de 26 años de servicio

 

 

Foto: Jesús Reverte/www.esimagen.com.mx 

 
TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS. PUEBLA, PUEBLA