miércoles, 24 julio 2024
Posted inManuel Martínez Benítez

El Informe País del INE

El Informe País del INE
Posted inManuel Martínez Benítez

El Informe País del INE

El 11 de octubre de 1990 en México se fundó el Instituto Federal Electoral (IFE), antecesor del Instituto Nacional Electoral (INE), el instituto que se dedica a organizar, cuidar y validar las elecciones en el país, un instituto que desde hace algunos años está en el ojo del huracán por los constantes ataques que recibe desde el partido oficial, y que si bien es un instituto que en mucho debe mejorar, es lo mejor que tenemos para organizar elecciones y es el instituto que ha logrado un gran hito en el país, tener elecciones democráticas, libres, en su mayoría, de dudas de fraudes y hechas por y para los ciudadanos, y en medio de esto hay que recordar lo que es el INE, y ver datos con respecto a la democracia, y para eso recordemos un documento muy importante para conocer la percepción y la situación de la democracia en México; este documento es el “Informe País 2020 del INE”, que si bien fue levantado en el 2020 es el estudio más reciente sobre el estado de la democracia en México.

Este documento que refleja, entre otras cosas, los resultados de una encuesta realizada por el INEGI para el INE (la Encuesta Nacional de Cultura Cívica), que fue efectuada entre agosto y septiembre del 2020, dicha encuesta tiene un tamaño de muestra de más de 25 mil viviendas, siendo este un estudio muy robusto, con un pequeñísimo margen de error y sobre todo con certeza estadística, dándole de esta forma mucho peso a los resultados.

Los datos son muchos, y nos reflejan una parte de lo que este estudio busca, que es conocer el estado de salud y la percepción de la democracia y del sistema electoral mexicano frente a los ciudadanos; estos datos hablan de percepciones sobre temas específicos, pero también nos da una idea de lo que respaldamos y no respaldamos como sociedad con respecto al tema electoral y de la democracia.

Pero para comenzar a hablar de datos, les platico de uno de los primeros resultados presentados y que desde mi punto de vista es prioritario porque habla de la impunidad en que vivimos y que es uno de los principales problemas del país, es lo que opinan los mexicanos sobre la percepción de la legalidad, la percepción que tenemos los mexicanos de nosotros mismos y de nuestros gobernantes en este aspecto.

La pregunta que se realizó fue ¿Qué tanto cree que se respetan las leyes en México? Los datos son claros 38% (casi 2 de cada 5) de los mexicanos creen que los mexicanos respetan mucho o algo las leyes en el país, mientras que el 61% (tres de cada cinco) de los mexicanos piensan que se respeta poco o nada las leyes en el país.

En cuanto a la misma pregunta, pero de la percepción del respeto de la ley por parte de nuestros gobernantes, hay una percepción de que los gobernantes tienen mucho menos respeto a las leyes que la población en general, siendo el dato para los que creen que los gobernantes respetan mucho o algo la ley de un 34%, mientras que un 66% de los entrevistados piensan que los gobernantes respetan poco y nada las leyes, dejando en claro que si bien puede haber leyes en el país, la realidad es que la población piensa y cree que ni los gobernantes ni el pueblo las respetan en su mayoría.

Ahora bien otro dato muy interesante que es muy relevante es el dato sobre la confianza a las instituciones o grupos sociales y aquí son las universidades públicas las instituciones que inspiran más confianza a la ciudadanía, con un 70%, esto seguido por el ejército y la marina que reportan un 64% de confianza entre la población, la “recién” creada guardia nacional tiene un nivel de confianza del 61%, el Instituto Nacional Electoral (INE) reporta el 4º lugar en el listado de confianza a instituciones con 60% de personas que tienen confianza en el árbitro electoral.

En 5º lugar se encuentra la presidencia de la república, que reporta un 53% de confianza a la institución (que en este momento reside en la persona del presidente López Obrador), seguido por los grupos vecinales con 52% y las organizaciones sociales y los sacerdotes, pastores y ministros de culto, que tienen ambos grupos un 51% de la confianza de los entrevistados.

Los 4 peores instituciones u organizaciones en el ranking de confianza ante la población son, la policía con 28% de confianza, los senadores y diputados federales con 23%, los diputados locales con 23% y los partidos políticos en último lugar con 22%.

Estos datos si bien nos dan claridad de cuáles son las instituciones (y organizaciones) más respaldados por la ciudadanía, creo que nos dejan varias reflexiones, entre las que le destaco con ustedes dos, uno es que el INE tiene un buen respaldo ciudadano, y que creo que será difícil para el gobierno y sus partidos políticos convencer al grueso de la población que es necesario desaparecerlo, aunque no imposible.

Y la segunda reflexión es que tanto el ejército como la marina, y la guardia nacional, tienen uno de los lugares privilegiados en la confianza que les tienen los ciudadanos, y es por eso que entendemos la postura del gobierno federal y en especial del presidente en respaldarse en ellos ante varias acciones y en impulsar una reforma de seguridad encabezada por ellos, con la idea de que esas instituciones se hagan cargo de la seguridad, ya que para muchos estas instituciones (que tiene alta confiabilidad) son las únicas que pueden resolver el problema de la seguridad.

Un último dato que les quiero traer (de los muchos que tiene) este documento, es el del avance en nuestra democracia en la representación, y el avance más importante se da en la representación política de las mujeres en el país, en especial mide el documento la representación que hay de ellas en la cámara de diputados, y es que el dato es muy relevante ya que por ejemplo en 1988 del 100% de los diputados 88% eran hombres y 12% eran mujeres, para 1997 que comienza el movimiento democratizador (y se construye el IFE ahora INE) había 83% de diputados hombres, y un 17% de diputadas mujeres en la cámara de diputados federal, el primer salto importante para la representación femenina en el congreso federal se da en el 2012, cuando se registra por primera vez un dato mayor al 30% de diputadas en las curules (37%) con un 63% de diputados.

Los datos de las últimas 3 legislaturas son muy interesantes, ya que recordemos que se hicieron reglamentaciones y leyes para que hubiera una paridad en la postulación de hombres y mujeres en los cargos de elección popular, y esto ha tenido buen resultado, en el 2015 la proporción era de 57% de diputados y 43% de diputadas; en el 2018 esta proporción femenina crece a 52% de diputados barones y 48% de diputadas en los cargos. La actual legislatura tiene (por primera vez en la historia) una paridad de género, con 50% de diputadas y diputados en las curules, siendo esto un importante avance en nuestra democracia, que, por cierto, aunque mucho se quiera criticar, tiene avances como estos.

Ahora los nuevos pasos de representatividad están girando hacia la representación de otros grupos pocos representados, pero que comienzan a tener espacios, como son los grupos indígenas, los afromexicanos, los discapacitados, la diversidad sexual o los migrantes.

El camino todavía es largo, pero creo que vamos por buen camino y creo que mucho podemos hacer al respecto. Nosotros como ciudadanos, participando, primero que nada, que es de las herramientas más importantes y grandes que tenemos para cambiar el país, pero también en la parte de la exigencia a nuestras autoridades, de que hagan un buen trabajo, de que respeten la ley, de que sigan en este camino de mejorar y cuidar nuestra democracia.

Y en una opinión personal, debemos todos cuidar lo logrado hasta ahora con el INE, que, si bien tiene errores y podemos mejorarlo, no creo que haya necesidad alguna de desaparecerlo para crear algo nuevo, ya que, si hay logros importantes y tangibles en la materia, y porque los que tienen algo más de años recordaran lo que era vivir en un país sin democracia, y creo que en un poco más de 25 años hemos avanzado mucho y eso hay que tenerlo en cuenta y vuelvo a decirlo, cuidarlo, por eso y digo ¡que siga el INE!.

Especialista en temas de opinión pública, comunicación, análisis, estrategia y elecciones.
Director general del Centro de Estudios Consultivos S.A. de C.V., una de las encuestadoras más acreditadas del estado de Puebla y la región.
Consultor político.
Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad del Desarrollo.
Maestro en Gobierno y Políticas Públicas por el Instituto de Administración Pública.