miércoles, 24 julio 2024
Posted inGarganta Profunda

LA CAÍDA DE XÓCHITL GÁLVEZ: ¿Y SI EL FRENTE CAMBIA DE CANDIDATA?

LA CAÍDA DE XÓCHITL GÁLVEZ: ¿Y SI EL FRENTE CAMBIA DE CANDIDATA?
Posted inGarganta Profunda

LA CAÍDA DE XÓCHITL GÁLVEZ: ¿Y SI EL FRENTE CAMBIA DE CANDIDATA?

Las evidencias se acumulan semana a semana: Xóchitl Gálvez ha dejado de ser la Xóchitl Gálvez que tantas expectativas generó no sólo entre las bases de los partidos que supuestamente la respaldan, sino en la sociedad civil y en especial en esa amplísima franja electoral que se conforma del voto anti AMLO y el voto swticher o indeciso.

La caída de la senadora no es sólo producto de un mal momento como el vivido hace unos días cuando desafortunadamente se doblaron las patas de la silla en la que se sentaba: es más de fondo, e incluso en los pasillos del PRI, PAN y PRD en la CDMX no faltan quienes ya plantean que, si el panorama no mejora, es altamente probable que el Frente Amplio por México la “enferme” y elija a otro perfil que de verdad pueda competir contra la presidenciable Claudia Sheinbaum.

Este lunes un completo reporte el diario El País, firmado por la periodista Carmen Morán Breña, confirmó que la bicicleta de Xóchitl Gálvez sencillamente no avanza, pero por no por culpa del modelo del vehículo, sino de quien lo conduce.

“Lleva un tiempo pedaleando con lentitud o lo que es lo mismo, la oposición va a empezar la carrera electoral con poco fuelle. Los momentos de euforia, cuando la candidata para el Frente Amplio ganó las encuestas a finales de agosto, han ido apagándose al tiempo que su contrincante en Morena, Claudia Sheinbaum, parece avanzar con paso firme, sin estridencias, acorde con su personalidad política. 

“La opositora sigue viajando y organizando su agenda cada día, pero no alcanza gran eco, mientras que la morenista se gana su espacio de forma habitual en los medios de comunicación a medida que presenta a su equipo de campaña, donde algunos quieren ver ya señales de un futuro gobierno. Las encuestas que se vienen publicando insisten en la sobradísima ventaja de Morena y su candidata para las presidenciales de junio de 2024.

“La columnista Violeta Vázquez Rojas opina que la última encuesta que publicó el diario mexicano El Universal “ha sido demoledora para la oposición”. Ese sondeo, de hace apenas un par de semanas, adjudica a Sheinbaum 30 puntos por encima de Gálvez, quien no tuvo más remedio que desacreditar el trabajo argumentando que lo que hay detrás de esas informaciones es dinero y prometió “dar la madre de todas las batallas” para lograr los mejores resultados en las urnas”.

Dice Vázquez Rojas, citada por El País:

“No descarto que la oposición trate de reorganizarse a ver qué solución le dan a esto”.

¿Reorganizarse?

En efecto: corren fuerte las versiones de que en ciertas reuniones entre los líderes de los partidos que conforman el Frente Amplio por México ya se prendieron los focos rojos y se ha llegado a plantear la opción de la sustitución de la candidata, aunque públicamente no se reconoce ni se reconocerá así.

El artículo publicado por Beatriz Paredes a inicios de este mes de octubre, en la revista Siempre!, bajo el título “¿Y dónde está el piloto?”, fue el primero que alertó de la crisis de Xóchitl Gálvez.

“Alguien tiene que dar un manotazo en la mesa para meter orden. Tiene que haber una cabeza y esa debe ser Xóchitl (Gálvez). Tiene que estar al frente, pero arropada por un equipo de talentos que no se ve, por una narrativa que no es clara y un estilo disruptivo de campaña que contraste con la de una contrincante espuria y acartonada”, escribió la priísta, contrincante de la senadora en el proceso interno del Frente Amplio.

Y agregó, por si aún quedaban dudas:

“La percepción en campañas políticas es decisiva. Define la derrota o la victoria. La gente siente que en el cuartel de Sheinbaum hay ruta, es ella la candidata y nadie más. En el cuartel de Xóchitl, en cambio, hay dudas y hasta traiciones”.

Unos días después de ese comentadísimo artículo, Pablo Hiriart, en su columna de El Financiero, había señalado:

“México está en un momento crítico de su historia, y el gobierno se limita a negar los problemas uno por uno.

“La oposición carece de voz, no obstante haber elegido a una líder que sólo ha enseñado que sabe sonreír (se agradece), andar en bicicleta y decir groserías en tono simpático.

“Tiene tiempo, aunque no mucho, para armar equipo y asumir el liderazgo.

“Hay millones esperándola”.

Pero, a la fecha, poco o nada ha cambiado con Xóchitl Gálvez y la situación no hace sino empeorar.

De acuerdo con la encuesta de encuestas de Polls.mx, la senadora ha mostrado un descenso en la intención del voto y registró una caída de 3% en sólo un mes.

En el trabajo referido aquí de El País, Violeta Vázquez Rojas, profesora e investigadora en El Colegio de México, atribuye el declive de la ilusión opositora a “la creación de una figura falsa, construida mediáticamente, que no ha sido capaz de resistir el escrutinio de la gente”

Y abunda:

“Creo que a Xóchitl Gálvez se la escogió por razones demasiado obvias, que si venía de abajo, que si era indígena, pero su perfil solo superficialmente puede satisfacer a un electorado que no pide nada. En el despacho de comunicación donde crearon a la candidata, porque así tuvo que ser, no calcularon que el momento político actual ya no es el de años atrás. Ahora hay una discusión política en la calle más activa e involucrada”.

También citado por el diario español, el experto en encuestas Francisco Abundis (Parametría) asegura que ha habido una “desproporción entre lo que se espera de la candidata, porque las expectativas fueron altas, habida cuenta de que la oposición no tenía una figura relevante para este proceso”.

Dice que se construyó esta candidatura de forma un tanto artificial y considera que el lastre que suponen para ella los partidos que la apoyan, el PAN, el PRI y PRD, no es lo mejor .

Explica:

“El presidente del gobierno (Andrés Manuel López Obrador) la ha cuestionado mucho y ella a él. Enfrentarse a un personaje de una popularidad tan alta sale caro (…) (Xóchitl) Gálvez ha subido rápido en el conocimiento de la ciudadanía, casi 10 puntos por mes, pero su imagen personal sigue siendo muy cuestionada. Tiene potencial, pero no es fácil hacer oposición en su casa, con la desconfianza que genera la dirigencia de esos partidos y el hecho de que Movimiento Ciudadano no se ha ya integrado”.

Y remata:

“Yo creo que ellos sabían lo que decían las mediciones, pero no lo hacían público (…) Los que apostaron por ella, los empresarios, están deprimidos”

Pero parece que no sólo los empresarios.

La caída de Xóchitl Gálvez es acelerada y el desencanto permea entre quienes acogieron su candidatura con ilusión y esperanza: es un estado de ánimo que invade cada vez más a quienes creyeron que la senadora era el antídoto contra López Obrador.

Falta mucho para junio de 2024, pero el panorama actual no es optimista.

Al respecto, Enrique Quintana, en El Financiero, apuntó hace unos días:

“Xóchitl Gálvez está en un laberinto. Puede salir de él y avanzar más de lo que muchos creen o puede quedarse atrapada”.

En efecto:

Sólo el tiempo dirá si Xóchitl Gálvez corrigió y salió de ese laberinto; también si llegó finalmente a la boleta electoral y dio la gran sorpresa, o se quedó varada, a orilla de la carretera, porque teniendo una bicicleta con mucho potencial, no supo cómo manejarla para llegar primera que todos y todas a la meta.

Periodista desde 1990. Ha sido reportero de Televisa Puebla, El Universal de Puebla, La Jornada de Oriente y Síntesis.

Fue coordinador editorial de El Universal de Tlaxcala y jefe de información de El Universal de Puebla.

Dirigió la revista Síntesis Policiaca, el área de noticias de Marconi Comunicaciones - donde condujo el noticiario matutino de “La Tropical Caliente” durante cuatro años- y el periódico El Heraldo de Puebla.

Desde 2001 ha publicado su columna “Garganta Profunda” en medios digitales, impresos y electrónicos.

Es director general del periódico digital Puebla Online y del periódico Crónica Puebla.

Trabajó durante 10 años en Televisa Puebla, donde condujo el noticiero nocturno -también el matutino y vespertino en distintas etapas- y fungió como gerente de Noticias por casi un lustro.

En 1990 recibió el Premio Nacional de Periodismo Juvenil, en 1991 el Premio Estatal de Periodismo de Puebla en el género de reportaje y en 1996 el Premio Estatal de Periodismo BUAP-Froylán Manjarrez.

Ha sido jurado del Premio Estatal de Periodismo del Estado de Tlaxcala.

Realizó estudios profesionales en la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la UPAEP.