Posted inGarganta Profunda

LA TRANSICIÓN

LA TRANSICIÓN
LA TRANSICIÓN
Posted inGarganta Profunda

LA TRANSICIÓN

Una vez que Alejandro Armenta reciba su constancia de mayoría como gobernador electo del estado -lo que sucederá el próximo domingo-, Puebla entrará a una larga -larguísima- transición gubernamental de seis meses que no estará exenta de ventajas y desventajas.

Evidentemente, entre las primeras está que la transmisión del poder será de compañero de partido a compañero de partido: el actual gobernador, Sergio Salomón Céspedes Peregrina, comparte con Alejandro Armenta los intereses y los objetivos de la Cuarta Transformación, lo que sin duda alguna facilitará muchas cosas, pero especialmente el diálogo, la confianza y los acuerdos.

Un escenario distinto sería si el próximo gobernador fuera de otro partido, aunque en todo caso la legalidad y la civilidad se hubieran impuesto por necesidad.

Aunque pertenecen evidentemente a grupos políticos internos diferentes, tanto Sergio Salomón como Alejandro Armenta son políticos profesionales, que sabrán llevar a buen puerto el cambio de mando.

Sergio Salomón será gobernador hasta el último segundo del último minuto de su mandato; quien no lo entienda así, se estará equivocando y cometerá un gravísimo error.

En la cultura política mexicana, el fenómeno de la cargada -y también la feria de las deslealtades y el carnaval de las traiciones– se acentúan cuando se elige al nuevo gobernante, al que muchos le encuentran todas las virtudes y cero defectos.

Todos buscan acomodarse con “el nuevo Rey” -muera el Rey, viva el Rey- y poco a poco se van alejando o distanciando del anterior, sobre todo cuando está a poco de dejar el poder. 

Sin embargo, la forma siempre seguirá siendo fondo, y nadie debe confundirse. Todo en su tiempo, todo en su momento, como parte de un proceso normal de transmisión de poder. Comer ansías puede ser nocivo para la salud.

Este miércoles, Sergio Salomón -uno de los primeros personajes relevantes en felicitar a través de redes sociales a Armenta tras su victoria del pasado 2 de junio y con quien habló vía telefónica- dijo que estará atento al inicio del proceso entrega-recepción.

Señaló que es importante planificar proyectos de largo alcance, que rebasan su periodo de gobierno, y encaminar la transición, tanto en lo político como en lo administrativo y lo presupuestal.

Habló de respeto a los planes de Alejandro Armenta, pero sobre todo de coincidencias.

Se sabe que Sergio Salomón está dispuesto a que todos sus secretarios y todas sus secretarias expongan en lo individual a Armenta el estatus de cada una de sus dependencias y le expliquen logros, pendientes, carencias y ventanas de oportunidad, con total transparencia.

El actual gobierno no heredará deudas al siguiente y tampoco arcas vacías, como sí ha ocurrido en otros sexenios.

Decisiones que trasciendan el periodo actual, serán consultadas al próximo gobernador. Nada se ocultará. No pasará lo que pasó, en su momento, por ejemplo, entre Mario Marín y Rafael Moreno Valle, quienes protagonizaron una de las transiciones más ríspidas que se recuerden en las últimas décadas.

Entre Sergio Salomón y Alejandro Armenta hay una gran relación política, que viene construyéndose de forma decidida desde el complicado y durísimo proceso interno de Morena para la elección del candidato a gobernador. Ante la coyuntura y los escenarios, ante los peligros y los riesgos, desde entonces unieron intereses y caminaron juntos, bajo el sabio principio de que ante un enemigo común, se debe trabajar juntos.

Hoy, a la mancuerna le sonríe el éxito, en más de un sentido.

Sergio Salomón estará apoyando sin ninguna duda a Alejandro Armenta para que, cuando este asuma la gubernatura -en diciembre próximo-, encuentre todo en orden, sin obras pendientes.

Desde la perspectiva del actual gobernador, el periodo de seis meses de aquí a ese momento histórico, es una gran ventaja, pues Armenta tendrá suficiente tiempo (y en política no hay nada más valioso y escaso que el tiempo) para la planeación de proyectos que podrá empezar a ejecutar desde las primeras semanas de su mandato. 

Que la presidenta de México (Claudia Sheinbaum), que el alcalde capitalino (Pepe Chedraui) y que la mayoría de los diputados federales y locales sean del mismo partido, también es un factor que irá en positivo.

Será, pues, una transición de medio año, un periodo en el que también muchos y muchas estarán a prueba. Tanto del equipo de Sergio Salomón como de Alejandro Armenta, quien poco a poco tendrá que ir conformando su gabinete; con inteligencia, paciencia y visión, aunque esa -como diría el clásico- es otra historia en la que, a pesar de lo que muchos y muchas creen, no hay nada seguro para nadie -y nadie es nadie-.

Ya les contaré.

Periodista desde 1990. Ha sido reportero de Televisa Puebla, El Universal de Puebla, La Jornada de Oriente y Síntesis.

Fue coordinador editorial de El Universal de Tlaxcala y jefe de información de El Universal de Puebla.

Dirigió la revista Síntesis Policiaca, el área de noticias de Marconi Comunicaciones - donde condujo el noticiario matutino de “La Tropical Caliente” durante cuatro años- y el periódico El Heraldo de Puebla.

Desde 2001 ha publicado su columna “Garganta Profunda” en medios digitales, impresos y electrónicos.

Es director general del periódico digital Puebla Online y del periódico Crónica Puebla.

Trabajó durante 10 años en Televisa Puebla, donde condujo el noticiero nocturno -también el matutino y vespertino en distintas etapas- y fungió como gerente de Noticias por casi un lustro.

En 1990 recibió el Premio Nacional de Periodismo Juvenil, en 1991 el Premio Estatal de Periodismo de Puebla en el género de reportaje y en 1996 el Premio Estatal de Periodismo BUAP-Froylán Manjarrez.

Ha sido jurado del Premio Estatal de Periodismo del Estado de Tlaxcala.

Realizó estudios profesionales en la Escuela de Ciencias de la Comunicación de la UPAEP.